La (R)evolución Industrial: El Arte de los Ruidos

“La vida antigua fue toda silencio. En el siglo XIX, con la invención de las máquinas, nació el Ruido. Hoy, el Ruido triunfa y domina soberano sobre la sensibilidad de los hombres” (Luigi Russolo, 1913)
Así lo afirma en el Manifiesto Futurista el compositor y pintor italiano Luigi Russolo, considerado como uno de los primeros pensadores de la música electrónica, pues encontró el arte musical en aquellos elementos transgresores, no convencionales, incluso incómodos por el sonido que producen: las máquinas.
Gracias al movimiento futurista y las vanguardias de la postguerra se da el momento en que la revolución industrial revoluciona a su vez la música académica.
Después de varias décadas de experimentación musical, avance tecnológico y desarrollo de nuevos instrumentos electrónicos; comienzan a escucharse nuevos géneros musicales, cada vez más radicales, demandando un nuevo público y un espacio para ser considerado en el amplio cosmos de la música. Es a mediados de los 70’s cuando aparece un grito de “angustia” influenciado por la ira del Punk naciente, pero mucho más complejo en cuanto a sonido.
La banda británica de música experimental Throbbing Gristle, quienes iniciaron como un grupo de performance radical llamado COUM Transmissions, fundaron en 1976 el sello discográfico Industrial Records, que en conjunto con el irónico eslogan “Industrial music for industrial people” dan nombre al recién nacido género de Música Industrial, todo a partir de una conversación que sostienen Genesis P-Orridge (Throbbing Gristle) y Monte Cazazza (artista transgresor) sobre cómo llamar a lo que estaban haciendo.
El sonido estridente, rudimentario y electrónico, que a partir de entonces identificará al Industrial, se le debe agradecer a Chris Carter (Throbbing Gristle) quien construía sus propios sintetizadores para la banda, pues en aquel entonces era tal su costo que poseer uno era un lujo que sólo se lo podían permitir unos pocos.
Sin embargo quienes nombraron el género no fueron los primeros, pues Cabaret Voltaire (Grupo musical dadaísta proveniente de Inglaterra) y Boyd Rice (músico experimental estadounidense, que grababa bajo el nombre de NON) ya estaban haciendo ese tipo de música desde principios de los años 70, proviniendo ambos de contextos diferentes.
Throbbing Gristle, Cabaret Voltaire y Boyd Rice conforman entonces la sagrada trinidad del industrial, la primera ola.
Como precursores del género se destacan la emblemática banda alemana de música electrónica Kraftwerk, importantes predecesores para el género al ser la primera agrupación de éxito que incorpora sonidos ”industriales” en sus composiciones; desde el rock experimental The Velvet Underground, Jimmi Hendrix y Pink Floyd con el movimiento psicodélico, Joy Division desde el post-punk (Inglaterra). También la música académica ha influenciado desde un principio a la música industrial, mencionando por ejemplo al compositor y pionero de la música aleatoria John Cage (E.E.U.U) quien también experimentó con la música electrónica.

Kraftwerk “Das Model”

Las melodías distintivas de Kraftwerk, heredadas luego por el Industrial se caracterizan por ser repetitivas, presentes a lo largo de la canción a manera de bucle o loop, simples de escuchar por su armonía básica que gira alrededor de las funciones armónicas de tónica y dominante.

La música industrial ha sido también influenciada por componentes literarios y filosóficos como William S. Burroughs y Friedrich Nietzsche; Burroughs cuya idea dadaísta de cortar y pegar palabras de un periódico para hacer un poema inspiró a Stephen Mallinder, Richard H. Kirk y Chris Watson, quienes formaron Cabaret Voltaire para transportar esa idea a la música cortando y pegando sonidos.

Aunque en un principio la música industrial se limitaba a pertenecer a los miembros del Industrial Records, el círculo fue creciendo y la estética industrial fue adoptada por más agrupaciones, lo que llevó que al género se le incorporará más ruido o más elementos electrónicos.

Mientras en Inglaterra los precursores del género tocaban con sintetizadores caseros y realizaban performance con tampones usados y auto-mutilación, en Alemania en 1980 nace Einstürzende Neubauten con Blixa Bargeld a la cabeza del grupo (gran fan de de Kraftwerk, Neu! y Can) quien reúne a sus amigos N. U. Unruh, Beate Bartel y Gudrun Gut para tocar con instrumentos hechos a mano, martillos eléctricos y taladros en el Moon Club de Berlín; era tal el ruido generado por el grupo, que los dueños de los pocos locales donde tocaban creían que el edificio se vendría abajo, parece ser que Bargeld y sus amigos querían explotar al máximo el nombre de su agrupación: “derrumbando edificios nuevos“.

Einstürzende Neubauten “Nagorny Karabach”

Esta canción lanzada en el albúm Alles wieder offen (2007) demuestra como con el paso del tiempo el Industrial evoluciona, pues las melodías se van haciendo más complicadas, aunque conserva su carácter repetitivo y el atractivo especialmente por las frecuencias graves, como en este ejemplo donde la melodía está escrita para un bajo o un sintetizador (leerse en clave de Fa).

Aparecen entonces nuevos grupos entusiastas de la búsqueda del ruido como música como las bandas Clock DVA, Nocturnal Emissions, Whitehouse, Nurse with Wound, SPK y Front Line Assembly que podría decirse, competían entre sí para demostrar cual es la más experimental o brutal, es aquí donde la escena de jóvenes vestidos de negro seguidores del sonido underground se va haciendo más numerosa, el industrial va en ascenso a la popularidad musical, dejando el nido subterráneo para convertirse en el sonido del presente “the sound of the present crashing into the future”.

El género comienza a ramificarse hacia 1981, cuando varios grupos presentan la modalidad de “música metal”: sonido creado a partir de metal contra metal, con exponentes tales como Test Dept (Reino Unido), Laibach (Eslovenia) y Die Krupps (Alemania).

Laibach “God is God”

 

Laibach destaca por su sencillez en cuanto a música, la complejidad de sus canciones se encuentra en las letras, pues se preocupan más por impactar como movimiento cultural, aquí se puede apreciar un solo de órgano, que no presenta mayor dificultad para interpretarse.

En cuanto a la percusión se destaca el uso excesivo de platillos, buscando tal vez un sonido estridente y metálico, que es lo que se buscaba desde sus inicios “sonido de metal contra metal”.

Pasando de mano en mano el industrial cambiaba hasta llegar a extenderse en muchos y variados sub-géneros, entre los que destacan el EBM (que va especialmente orientado al baile), el rock industrial, el metal industrial, géneros que cuentan con gran popularidad y actualmente el electro-industrial.

Es necesario mencionar especialmente el Electronic Body Music (EBM) por su relevancia en la escena underground; se le atribuye su nombre a la banda belga Front 242, cuando intentaban describir la música de su EP “No comment” lanzado en 1984.  Nacido a principios de los 80 e influenciados por Kraftwerk, Throbbing Gristle y Psychic TV (Inglaterra).

El EBM se ha caracterizado por sus secuencias repetitivas (loops), un tiempo que oscila alrededor de los 100 Beat Per Minute (bpm), muy distintivamente voces o gritos con reverberación o eco a lo largo de las canciones. El EBM típico se escribe en una signatura de medida a 4/4, con pequeñas síncopas que sugieren una estructura rítmica de rock. En  sus inicios se utilizaban emblematicamente los sintetizadores Korg MS-20, Emulator II, Oberheim Matrix o el Yamaha DX7.

Algunos artistas recomendados para los interesados en el mundo EBM serían: Nitzer Ebb (Gran Bretaña), especialmente su segundo single “Warsaw Ghetto”; Deutsch Amerikanische Freundschaft (DAF) proveniente de Alemania, con su mejor trabajo “Goldenes Spielzeug” de la mano de los innovadores Robert Gorl y Gabi Delgado; Severed Heads (Australia) con su narración sobre Edgar Lustgarten, quien sostenía relaciones con su amante asesinada en la canción “Dead Eyes Opened”; entre otros.

Suicide Commando “Comatose Delusion”

 

 

 

Suicide Commando es una banda Belga ícono del EBM, qué caracteriza por sus melodías repetitivas y pegajosas, en este ejemplo se puede apreciar un loop de 4 compases que se seguirá repitiendo a lo largo de la canción, en él destaca el uso de cromatismos o semitonos, algo muy distintivo de la música industrial.
Percusión muy sencilla, escrito a 4/4, donde prevalece el uso del bombo en las partes fuertes del compás, también se denota preferencia por los tambores de sonido grave (Tom de piso) y el hi-hat marcando siempre los contratiempos, buscando así un sonido agresivo y sólido.

También es importante hacer mención por la popularidad con la que goza, del Hardcore-Techno o simplemente Hardcore, este subgénero de la música electrónica se originó en Alemania a finales de los 80’s, convirtiéndose desde entonces no sólo en un importante hijo del Industrial y del EBM, sino también en todo un movimiento cultural independiente de sus raíces; sin olvidar por supuesto que sus características musicales como el tempo rápido y las melodías disonantes y distorsionadas, que tanto lo distinguen, provienen de una marcada influencia de sus mencionados precursores.

The Prodigy “Mind Fields”

En este ejemplo destaca principalmente la simpleza de la percusión utilizada por la banda británica, a diferencia del EBM, los contratiempos son marcados por el Tom de piso y no por los platillos; otra característica, que no se aprecia en el presente ejemplo, pero es muy importante en las baterías del Hardcore, es el uso de bombos potentes y distorsionados.

 

Otro aspecto que resaltar son las melodías simples, aquí por ejemplo la melodía está conformada por sólo dos notas musicales: Mi y La, que en funciones armónicas responden a Dominante y Tónica. La complejidad en esta línea melódica recae en la figuración utilizada, pues se hace irregular al utilizarse la síncopa, que desplaza los tiempos fuertes del compás.

Para nuestro particular entorno hispanohablante se debe abordar un subgénero originado a partir del Hardcore, que nace en la segunda mitad de los 80’s en las proximidades de Valencia – España, la “música máquina” se refiere a aquellos estilos musicales donde tienden a desaparecer los instrumentos convencionales como guitarras y baterías, para ser reemplazados por “máquinas” como sintetizadores, sampleadores y secuenciadores. El concepto original va cambiando a lo largo de los años, hasta que en la segunda mitad de los 90, en Barcelona, se decide sustituir la letra  Q por la K en Makina, para dar un toque más radical al nombre, más acorde al sonido que se pretende lograr.

Concluyendo ya este breve recorrido sobre los inicios del Industrial, se puede afirmar que básicamente existe gracias a la transgresión artística que se respiraba en todas las artes durante los años 70’s, también que es una provocación artística frente a lo establecido, donde el ruido juega un papel tan importante como lo es la melodía para la música académica.

El sintetizador, el uso de instrumentos no convencionales ideados ya sea por la falta de dinero o por pura innovación, así como la necesidad de experimentación, son componentes que han mantenido (y mantendrán) al Industrial como un género que a pesar de ser tan mutable, será a su vez siempre vigente pues cambia y evoluciona con la tecnología y las tendencias artísticas propias de cada década, revoluciona como las máquinas, derrumba edificios nuevos.

En el ámbito personal la música industrial me ha influenciado enormemente, especialmente el Industrial Metal, género que escucho desde hace muchos años por bandas como Rammstein, Nine Inch Nails, White-Rob Zombie, Marilyn Manson, que desde muy temprana edad me ha cautivado por las melodías “bailables” conjunto a guitarras graves, bajos pronunciados, y voces muy atractivas.

Otro factor importante que ha influido en mis composiciones es el de haber sido tecladista de Psychokill’r Off (banda de Industrial de la ciudad de Manizales); Psychokill’r fue para mí una revelación frente a lo que se puede lograr experimentando con la música, pues en un principio me veía muy ligada a la academia, a la música pura a la hora de componer, y tras haber hecho parte del proyecto, puedo decir que me liberé de las ataduras de las normas ya obsoletas de la armonía y el contrapunto para encontrar mi sonido propio y ampliar mis posibilidades creativas.

Para l@s interesad@s en conocer un poco de mi música estas son mis plataformas:

https://soundcloud.com/paula-strasse

https://www.youtube.com/channel/UCoRs_5sKWSO6PxGXicRoBGQ?view_as=subscriber

Para encargar composiciones, musicalizaciones:

Paulaky828@gmail.com

Si quieres compartir  conocimiento relacionado con Hardcore, EBM o algún género musical, haz click en el siguiente botón para proponer tu publicación:

Colaborar

 

REFERENCIAS:

http://internationalebmday.org/?page_id=7

http://www.ccapitalia.net/reso/articulos/musicaindustrial/musicaindustrial.htm

https://www.caninomag.es/musica-industrial-pequena-guia-para-adentrarte-en-el-ruido-extremo/

http://www.factmag.com/2014/11/27/20-best-ebm-industrial/

https://www.popmatters.com/174151-assimilate-a-critical-history-of-industrial-music-2495735682.html

https://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%BAsica_industrial

https://es.wikipedia.org/wiki/Electronic_body_music

https://es.wikipedia.org/wiki/Hardcore_techno

https://es.wikipedia.org/wiki/Mákina